Un podador podaba la parra y otro podador que por allí pasaba le preguntó: Podador que podas la parra. ¿Qué parra podas?
¿Podas mi parra o tu parra podas?
Ni podo tu parra, ni mi parra podo, que podo la parra que podo.


jueves, 17 de junio de 2010

Para gustos colores

Voy a ir a la maratón de la Saga Crepúsculo y voy a ir porque me gusta, además de que las entradas estaban a 10€ tres pelis en VO.

Y lo digo porque estoy hasta los mismísimos de lo que diga o piense la gente. Estoy muy harta de que cuando alguien diga que le gusta algo que no es "socialmente aceptable" para cierto tipo de intelectuales (los gafapasta que todos conocemos), estos te suelten un :"¿pero cómo te puede gustar eso?" o "¡Pero si es una mierda pinchada en un palo!" Pues me da igual, me gustan las cosas que me gustan y punto.

Aunque eso no quiera decir que no entienda (al menos un poco) sobre la calidad de las cosas. Puedo discernir si algo tiene calidad, si es una obra maestra o algo con agujeros en el argumento, si esta bien tratada la historia o si lo que se cuenta está muy manido, pero muchas veces, aunque la calidad sea mala me puede gustar algo y aunque sea magnífica puede no gustarme en absoluto.

Volviendo al tema de los vampiros adolescentes, creo que no es una gran obra ni mucho menos, pero está más que correctamente tratada, los personajes no están mal caracterizados (aunque algunos de ellos sean odiosos, pero eso no es su culpa) y el argumento es lo que promete ser: una historia de amor adolescente entre un vampiro y una humana, con todas las virtudes y desventajas que eso conlleva. No esperemos ver una gran parrafada filosófica sobre la eternidad y el debate moral que tiene matar para vivir, porque eso no es lo que se ha escrito, es una historia de amor adolescente y yasta. Y, para lo que se promete, supera con creces su cometido. Que otras historias estén mejor o peor, por supuesto, no digo yo lo contrario, pero eso no da pie para considerarlo una mierda tal como ciertos intransigentes postulan.

Y lo que me da más coraje, es que haya mucha gente, sobre todo a partir de los 20 años que cuando sale el tema dicen con voz bajita mirando al suelo y avergonzados: "sí, sé que es una mierda pero a mi me gusta". Pues no señores, no hay que sentirse avergonzado por este tipo de cosas, que seguro que muchos de nosotros ya sufrimos eso en nuestra adolescencia porque nos gustaba el manga o leer más de la cuenta o las pelis de ciencia ficción o lo que fuera y yo por mi parte no voy a dejar que los demás me digan si algo me tiene que gustar o no.

Por ejemplo, cuando yo era una niña pequeña, me gustaban las cosas rosas, como a casi todas las niñas, pero cuando crecí un poco (con unos 11 años o así) cada vez que alguien me preguntaba ¿cual es tu color favorito? casi me echaba a temblar, por que el rosa era considerado un color de bebés poco menos y una chica tenía que tener gustos más adultos. Te tenía que gustar el naranja o el azul o el rojo o alguna cosa por el estilo. Y no, a mí me gusta el rosa y gracias a toda esa represión durante esos años todo lo que me compro ahora es rosa. No para vestir porque eso no me hace gracia, pero lápices, colchas, maletas, carpetas, la pintura de mi habitación, brochas de maquillaje, mi móvil y todas las chorradas del mundo me gusta que sean rosas y ¿por qué? Pues por que me gusta y yasta.

Así que esto es un llamamiento a la libertad y naturalidad, como el anuncio de trina: Chicos sed cada uno como os de la gana y punto, que a quién tenéis que agradar es a vosotros mismos.

5 Emparanoiados:

Alberto Zeal dijo...

Pero nena, ¿qué ha pasado para que saltes de esta manera? :P Sea como fuere, yo opino igual que tú, como bien sabes: nunca entenderé por qué hay que limitarse tanto. Si algo te gusta, no hay más que discutir, y nadie tiene derecho a ridiculizarlo o despreciarlo. Si disfrutas con ello, te hace sentir bien y cosas así, ¿qué más dará lo demás? De hecho, ¿qué importará lo que digan los demás? Como si el resto del mundo tuviese un gusto exquisito...

Pero tú, a lo tuyo. Disfrutarás muchísimo de esa maratón con tu amiga Phoebe, te lo pasarás de miedo escuchando las películas en VOS (y sin niñatas adolescentes a los lados)... ¡Y que te quiten lo 'bailao'!

P.D.: Menos mal que has explicado lo del color rosa, porque ya me estaba preguntando qué hacía tu modelo de móvil y tu brocha en un 'post' sobre Crepúsculo :P

Elessar dijo...

Dificilmente criticaría yo un gusto así sin conocerlo, y cuando probablemente más tarde o más temprano esos libros pasen por mis manos ya sea para saber que pasa por la cabeza de mis futuras alumnas, o por mera curiosidad morbosa :P

Aparte de que como doña economía no lo remedie, hay posibilidades de que me enganche a la maratón este próximo finde yo también ^^U

iMeMiNe dijo...

Lo de la brocha rosa veo que nos ha tenido a todos en ascuas, jajajaja. A ver, te digo mi opinión: no he leído Crepúsculo pero reconozco que cargo contra la saga porque pienso que representa algo que detesto: los libros-negocio. Y me explico, la calidad literaria e incluso narrativa parece que ha pasado a un segundo plano, lo importante ahora es que el libro tenga los ingredientes para ser un fenómeno adolescente o que esté escrito por el famosete de turno.

A los que nos gusta la lectura, entre los que te considero, esto nos hace un flaco favor. Y qué decir de las nuevas generaciones que se van a formar literariamente leyendo este tipo de productos. Te pongo un ejemplo, mi hermana se aficionó a la literatura fantástica a raíz de que le regalé la saga de Memorias de Idhún. Cuando se la terminó me pidió más y pedí consejo entre los conocidos aficionados al género que tuve a mano esos días. Todos me decían que Crepúsculo estaba muy mal escrita, bla bla bla. Al final le regalé la saga de la Brújula Dorada, me la recomendaron varios amigos por su calidad y tal... Al final le costó la vida leerse los libros que le regalé pero, eso si, se bebió la saga vampírica leyéndola a través de internet. En fin, yo lo he intentado pero está claro que no hay quien pueda con los fenómenos sociales y eso es lo que me cabrea.

PD: Por lo demás estoy contigo en reivindicar lo que a una le gusta, no sabes la de gilipolleces que he tenido que aguantar del tipo "¿te gusta star wars? ¿la peli esa de marcianitos?"... ¬¬

Alberto Zeal dijo...

Por cierto, ¿te has dado cuenta de que la imagen de la brocha tiene un puntero de ratón? :P

P.D.: Mucho ánimo con tu estudio ^_^

Narya-Mithrandir dijo...

Pues ahora veo yo esta entrada :P

No sé qué te habrán dicho para hacerte escribirla pero desde luego el título es perfecto y es que cada cual tiene derecho a gustarle lo que quiera, y si a otros no les mola pues que no lo vean/lean/etc.

Personalmente me leí los libros cuando me los recomendaste y los encontré entretenidos (exasperante a ratos la muchacha que es demadiao emo para mi gusto, pero que tengo claro que se comporta de esa manera pq es lo que pega :P) si no hubiese sido así no habría terminado la saga, no? XDDD
Y bueno, yo digo tan tranquila que he visto las dos primeras pelis en el cine y que la tercera no la he visto todavía pq las niñatas exaltadas me resultan demasiado pesadas, ya sabes que me gusta tener el cine para mí sola :P Aunque bien pensado mejor que estén leyendo/viendo “crepúsculo” que de botellona.

Y si ahora me van a venir los ¿gafapasta? a decirme que tengo muy mal gusto pues… les pueden ir dando.

Pues eso, que tú, a tu rollo y que la gente diga lo que quiera ;)