Un podador podaba la parra y otro podador que por allí pasaba le preguntó: Podador que podas la parra. ¿Qué parra podas?
¿Podas mi parra o tu parra podas?
Ni podo tu parra, ni mi parra podo, que podo la parra que podo.


jueves, 19 de mayo de 2011

Por los cojo***

Estoy muy indignada, y no por la situación política española, que también, sino por lo que he leído en el periódico hoy.

Resulta que ayer la Conferencia Episcopal de EEUU presentó un informe de la Universidad John Jay, que según el periódico es la más prestigiosa en asuntos de criminología, en el que se decía que el que haya habido en los 60 tantos casos de pederastia entre las filas de la Iglesia no es culpa de que esos curas sean unos enfermos delincuentes y violadores, no, resulta que ellos lo único que hicieron, pobrecillos, es unirse al espíritu que se respiraba por aquel entonces: el "espíritu Woodstock".

Parece ser que el florecimiento de la libertad sexual esta gente lo entendió mal, pero no es su culpa, eh? eso que quede claro, y en vez de buscarse una feligresa dispuesta con la que echar una canita al aire, o mejor todavía DEJAR el sacerdocio y convertirse en un hombre normal y corriente pues ellos echaban mano de lo que tenían alrededor, esto es: violar a niños y niñas inocentes de manera sistemática y desde entonces.

Y si eso ya era malo ahora encima tenemos que aguantar a los asquerosos que intentan echar tierra encima del asunto, de exonerar a los pederastas violadores y de impedir las acciones judiciales y compensaciones a las víctimas, como pagarles los psicólogos que muchos han tenido que visitar durante toda su vida.

Asco me da esta gente, mucho asco.

1 Emparanoiados:

Capitán T. Néodspearuwa dijo...

Me parece muy bien que los sacerdotes tengan relaciones (que a fin de cuentas, no todas las ramas prohíben eso, muchas de ellas admiten el matrimonio del clero), pero eso no es excusa en absoluto para la pederastia. Demasiados sectores en Estados Unidos culpan al "espíritu de Woodstock" de problemas de todo tipo, pero que yo sepa, los hippies no tenían entre sus actividades habituales abusar de menores.

En serio, ¿dónde reparten esos puestos prestigiosos e importantes? Porque cuanto más alto está en la escala, más antropológicamente retrasados parecen los individuos...